miércoles, 11 de abril de 2012

A medias

Es lo que pasa por hacer las cosas sin planificación. La de Narbona tenía que haber sido una catedral de dimensiones notables, pero por diversos motivos quedó en la mitad. Una fea y sosa pared en mitad de la nave hace de fachada, con una minúscula puerta que parece la de servicio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada