viernes, 4 de mayo de 2012

Desafío

A lo largo de la línea del tiempo las cosas se suceden, pasan, hay encuentros y desencuentros. La gracia de la fotografía es poder detener el tiempo justo en momentos únicos, como éste en que un elevador que sube se encuentra con el otro que baja y un hombre se planta en medio de las vías mirándolos. Me recordó los típicos desafíos de los jóvenes americanos de los 50 y los 60 con aquellos vetustos coches, uno al lado del otro haciendo rugir sus motores mientras esperaban la señal de la chica para dar comienzo a la carrera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada