lunes, 27 de agosto de 2012

Toscana

Como consta en el apartado "aficiones" de mis diferentes perfiles en la red, las tres cosas que más me apasionan son viajar, conducir y hacer fotos, y cuando puedo hacer las tres cosas a la vez soy el más feliz del mundo. Y por ello estos días he sido muy feliz en la Toscana. De los poco más de 3.000 km conducidos por carreteras mayoritariamente toscanas destaco el momento que ilustra este post.

Saliendo de San Quirico d'Orcia hacia Pienza, por una carretera que parece una alfombra extendida sobre estos campos ligeramente ondulados, con las pequeñas colinas coronadas por viejos caserones de piedra rodeados de esbeltos cipreses. Tomo una suave curva a la izquierda que rodea un grupo de árboles altos y de repente, una vez pasados los árboles, se me descubre esta imagen, con el sol poniente jugando al escondite entre los cipreses que flanquean el camino que lleva a un caserón. Enseguida busco un lugar donde dejar el coche para poder inmortalizar ese momento. Pocos metros más adelante hay un cruce con suficiente espacio, detengo el coche y salgo para hacer esta foto. Cuando me doy cuenta, el cruce se ha llenado de coches y un turista americano se me acerca para darme las gracias por haber encontrado este momento. No podía estar más satisfecho.

Ahora ya estoy de nuevo en casa, con una semana por delante para fijar en mi memoria los momentos y sensaciones de estos días en la Toscana.


2 comentarios:

  1. Qué bella, me encantan los tonos conseguidos y el perfil tan bajo, felicidades.

    Que bonita es la Toscana, ¿verdad?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bella Toscana, buonissima foto... Baci .

    ResponderEliminar